jueves, 18 de octubre de 2012

Ilphilpeleneas


Parte de la historia de esta pequeña gnoma que utilice como personaje en el NWN y que pronto veremos en alguna partida de rol que pueda hacer mas adelante, en el blog encontrareis dos relatos de sus historias educativas.

Hacía horas que había visto la ciudad desde lo alto de una colina, hacía frío, su estomago le pedía un buen vaso de sopa caliente y su viejo cuerpo una buena cama donde descansar, eran esos dos motivos la causa de que Ilphilpeleneas anduviese algo más deprisa.

Llegó de noche y lo primero que le extrañó era que las puertas de la ciudad estuviesen abiertas a esa hora, no había guardias apostados a los lados de éstas como solía ser habitual en las grandes ciudades pero, de todo aquello, lo que más hizo que pusiese sus sentidos alerta era el silencio estremecedor tan solo roto por el maullido de algún gato.

Anduvo por la calle sin ver una sola alma y con apenas alguna luz visible en alguna ventana, en primera instancia pensó que quizá la ciudad había sido alcanzada por alguna enfermedad que hubiese hecho que todos se largasen, como la peste, pero entonces lo normal era haber encontrado algún cadáver, además solían poner señales en el camino como advertencia, segundos mas tarde pensó que quizás llevaba abandonada varios meses y que por eso no había ningún rastro de ello.

Fuera como fuere siguió caminando por una calle que le pareció bastante grande, logró divisar desde sus diminutos ojos un letrero con un cerdo y una jarra de cerveza dibujados en él y del que salían ruidos parecidos a murmullos, “la posada” pensó, “seguro que están todos dentro”, con paso decidido y con la satisfacción de saber que sí había alguien se dirigió hacia allí, en cuanto se acercó un olor intenso a muerte le llegó de dentro y, si hacia apenas unos segundos se había relajado ahora volvía a estar alerta, abrió la puerta y lo que vio sin duda casi la deja muerta del susto, había unos hombres comiéndose a otro en el suelo, la visión fue horrible, a algunos les faltaban las manos, a otros algún brazo e incluso había uno con una parte de la cabeza medio arrancada, salió de allí lo mas rápido que pudo, se metió por una callejuela estrecha y maloliente, cansada se arrimó a una pared para tratar de descansar, algo le cogió la pierna en ese momento, se trataba de otro zombi al que le faltaba la parte inferior y el cual intentaba morderla, le dio una patada para deshacerse de él y siguió corriendo, entró en una casa que encontró abierta pero resultó ser una trampa, un grupo de ellos se abalanzó nada mas entrar, por suerte debido a su estatura logró escabullirse por debajo de sus piernas y saltó por una ventana para salir de allí con la mala suerte de que tropezó y se hirió en las rodillas, quiso mirar cuan profunda era la herida pero escuchó varios ruidos de pisadas y decidió salir corriendo.

Se escondió detrás de unos barriles desde los que divisaba una plaza y una especie de fortaleza que se elevaba, había algunas antorchas encendidas en lo alto y podía divisar algunas formas humanas. Escuchó unos ruidos, al girarse vio a decenas de zombis acercarse por detrás, quiso correr pero cuando se disponía a hacerlo una lluvia de flechas encendidas se dirigían hacia ella, o eso le pareció pues en realidad impactaban en los zombis con gran destreza, estos iban cayendo poco a poco y vio como al final de la plaza alguien había abierto una portezuela en la base de la fortaleza y le hacia señales de que se acercase, sin dudarlo y a pesar de que no sabía quienes eran corrió todo lo que pudo y entró, exhausta cayó al suelo, la mujer que le había hecho señales la cogió en brazos y se la llevó, la dejó sobre una cama y allí cerro los ojos hasta caer en un profundo sueño sabiendo que se hallaba a salvo, de momento.

domingo, 7 de octubre de 2012

Tiempo

Si, tiempo es lo que me sobra ahora mismo, me encuentro algo enfermo y no estoy trabajando así que he decidido retomar el blog escribiendo alguna cosa y de paso me distraigo del aburrimiento.
En unos días espero tener algo que colgar.