miércoles, 23 de noviembre de 2016

Reseña: El año de la hortaliza

Páginas: 175
Autor: Jorge Urreta
Tipo: Intriga, ficción. Surrealismo.

Sinopsis:
La vida de Roberto Merino, abnegado trabajador y padre de familia, cambia radicalmente cuando hereda una gran fortuna, tras la muerte de una anciana tía que ni recordaba que tuviera. Como buen nuevo rico, decide darse a la buena vida y retirarse. Deja su trabajo y se traslada, junto a su familia, a un apartado valle en lo más profundo de España, donde compra un enorme chalet de lujo, en el que espera vivir alejado del mundanal ruido. Para matar el tiempo y aprovechar el enorme jardín del chalet, la mujer de Roberto, Mónica, decide montar una pequeña huerta en la que cultivar las lechugas, tomates y pimientos que consumirán desde entonces. Una vez realizada la primera cosecha, descubren sorprendidos que los vegetales que crecen en su huerta parecen tener extrañas propiedades curativas. A partir de ese momento, Roberto se ve envuelto en una trama de extorsión y amenazas, perseguido por unos vecinos dispuestos a cualquier cosa, incluso si desafía las leyes de la naturaleza o las de la vida y la muerte.

Opinión:
Bien, ¿qué puedo decir?. La lectura del libro es ágil y amena, en ningún momento decae su historia, al contrario, la hace más entretenida. El autor va directo al grano sin pararse a contar bobadas o situaciones secundarias que poco o nada tengan que ver con la trama, pero, y es un pero muy grande, eso también implica que se profundice poco con los personajes, cosa que personalmente siempre me gusta.
La trama es bastante surrealista, nos presenta a una familia normal que un buen día se encuentran con que son millonarios gracias a una herencia. Debido a esto deciden retirarse permanentemente de las grandes ciudades y buscan un lugar apacible en el que vivir. Por desgracia esto les acaba pasando factura de la forma más inesperada.
Algunas partes no me han terminado de convencer, creo que se ha pecado de ser demasiado simplista en el aspecto de que, lo paranormal no siempre es en blanco y negro, al menos yo quiero creer que es así. Se deja llevar demasiado por el entusiasmo del protagonista a creer cosas que son inverosímiles, bueno él, y toda la familia se deja arrastrar.
El tema de los vecinos no me ha pillado por sorpresa, ya había leído historias similares.
También está el tema de algunas conversaciones, las cuales se me han hecho demasiado surrealistas llegando incluso a parecerme absurdas, pero en fin, es surrealismo y es una historia corta, con lo cual todo puede pasar.
Y tampoco me ha gustado demasiado algunas cosas que me han parecido "sacadas de la manga" para hacer que todo cuadrase.

El final no me ha terminado de convencer, lo veo precipitado y el hecho de que la policía actúe sin apenas pruebas me parece algo demasiado inverosímil.
Eso sí, es divertido y fácil de leer con lo que puedes pasar una buena tarde con él.

Nota: 3 / 5.

1 comentario: