lunes, 28 de mayo de 2018

Dulce mentira

¿Qué me impide dormir sino es la inmensa soledad a la que estoy expuesto?.
¿Qué sino la lejanía de tus actos, de tus abrazos?.
¿Qué sino el miedo a no volverte a tocar?.
Anochece una vez más y sigo manteniendo vivo el recuerdo de lo que fuimos, sin vacilar, sin moverse al abismo profundo del olvido eterno.
Tengo la extraña sensación de que nada es real, como si ya estuviera soñando. Y despierto y maldigo a la vida por dejarme sentir la virtud de tus besos en el mundo onírico de la mentira.
Injusta es la vida, injusto el sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario