martes, 28 de agosto de 2018

Lo entendí

Y entonces lo entendí. No es que no me ames, es que no puedes. Tú mal oculto incluso para ti te impide querer a nadie, ni a ti misma pues cuando crees haber hallado la felicidad la abandonas para buscarla de nuevo, en otros brazos, en otros labios, en otras caricias. Y caerás de nuevo y otra vez a empezar, y así pasaran los años y te verás envuelta en una piel ajada y triste, pero mayor será tu tristeza cuando al saberlo te arrepientas de haber perdido tantas oportunidades.
Lo siento, por ti, por mi, por lo que pudo haber sido, por no haberte dicho que necesitas ayuda, por no poder decírtelo, pues si lo hago no aceptarás la verdad y te perderé para siempre.

lunes, 20 de agosto de 2018

Déjame entrar

Cada latido de mi corazón es un martillazo en el pecho.
Cada suspiro una explosión en el alma.
Cada mirada una eternidad en el paraíso.
Cada abrazo impedido hace estremecer el universo.
Cada beso negado desata los infiernos.
¿Quién me iba a decir a mi que podría amar así?.
Si supieras cuánto te quiero me abrirías la puerta de tu corazón y me dejarías entrar para luego cerrarla y evitar que me vaya.

miércoles, 15 de agosto de 2018

¡Adiós!

Creíste tenerme. Pensaste: "ya no se me escapa. No importa las veces que le hiera, que le mienta, que le engañe. Siempre será mío". Y te equivocaste, yo no soy de nadie, ni lo seré nunca. Tú no quisiste compartir conmigo tus días, tus alegrías y tristezas. Nunca quisiste decirme la verdad, nunca dijiste que me amabas. Y por eso, ahora, te digo adiós. No sin pena, no sin lágrimas, pero sé que es lo mejor para ambos. Ahora yo puedo buscar a quien me merezca y tú puedes buscar a otro a quien encandilar con tus palabras, contarle las mentiras que a mi me has contado, engañarle como a mi me has engañado, y lo creas o no, te deseo lo mejor. ¡Adiós!.

martes, 14 de agosto de 2018

Una conversación cualquiera

- ¿Eres feliz?.
-No, no soy feliz.
-Entonces es que eres infeliz.
-No, tampoco soy infeliz.
-¿Entonces qué eres?.
-Yo diría que soy indiferente.
-No se puede ser indiferente.
-Por qué no?.
-Porque o sé es una cosa o sé es otra.
-No es verdad. Sería feliz si tuviese un hijo al que cuidar o una mujer a la que amar. Por otro lado sería infeliz si se muriese un ser querido. Yo no tengo ni una cosa ni otra.
-Pero hay más cosas por las que ser feliz o infeliz.
-Yo no tengo nada. Para mi la vida pasa sin que nada importante pase en ella. Todos los días son iguales, no importa si es lunes o domingo, si hay fiesta o se trabaja o si llueve o hace Sol. Nada cambia, nada tiene transcendencia porque no tengo nada que perder ni que ganar. Solo vivo.
-Eso me parece muy triste.
-Te lo parece porque tú sabes de la felicidad y de la infelicidad.
-Te deseo que las cosas cambien para ti y encuentres la felicidad, amigo.
-No desees cosas para mi, no necesito cambios porque como he dicho no soy feliz ni infeliz.

lunes, 13 de agosto de 2018

Tarde

Y entonces un día te darás cuenta de cuan importante soy en tu vida,
y me buscarás y correrás rápido a mi lado a decírmelo,
pero ya será tarde, por qué yo, ya me habré ido.